Regeneración ósea e implantes en el mismo acto..

En ocasiones la naturaleza es caprichosa y tras muchos años de ausencia de piezas dentales, se produce una gran reabsorcion de hueso, como es el caso presentado.

 

Esta paciente acude a mi consulta para ponerse implantes en el sector inferior derecho, le extrajeron los molares hace muchos años, uno de ellos, según parece tardaron mucho en quitarlo (probablemente destruyeron hueso en el proceso). La paciente ademas es apretadora (o bruxomana).

 

En el análisis oral, encontramos en el sector inferior derecho un defecto oseo severo en la zona del primer molar, y un defecto medio en la zona del segundo molar inferior.

 

 

Tras realizar nuestro protocolo previo a implantes, se le avisa a la paciente que sera necesaria una regeneracion osea, y en ocasiones, no se podrán colocar implantes en la misma sesion que dicha regeneracion. La paciente me comenta que se lo habian dicho anteriormente en otras consultas dentales.

 

Al planificar exhaustivamente un caso, tenemos plan A,B,C y en ocasiones D. En esta ocasion, albergaba alguna esperanza de encontrar hueso aunque fuese minimo, que con mis tecnicas de expansion, podemos hacer realmente cosas antes imposibles. Una alternativa, podria ser el buscar la bicorticalidad con un implante basal, haciendo un by-pass, es decir, pasar por delante o por detras del nervio dentario inferior. Es una técnica arriesgada que solo se debe hacer tras un analisis en Radiografia 3D y con un aprendizaje especial.

 

Planificamos la cirugía, y tuve una grata sorpresa, el hueso era de muy mala calidad y pobre en anchura, pero pude colocar un implante de 2,5mm de diámetro ( llamado mini implante). Estos implantes, no deben soportar cargas severas en solitario ni aguantar un puente por motivos de fractura. Coloqué otro implante standard en la posición mas alejada, pero para tener un éxito, debía poner un implante anclado en el hueso basal, que es un tipo de hueso que no se desgasta con el tiempo, y siempre es el mejor anclaje posible. Y así fue. Le hicimos a la paciente a su vez una regeneración osea y colocamos un puente provisional inmediato, ahorrándonos una segunda o tercera cirugía con implantes convencionales.

 

El postoperatorio fue sin complicaciones, la paciente mantuvo intacta su sensibilidad en el labio y mandíbula.

 

2 meses después, se tomaron medidas para las coronas definitivas.

La paciente, como era de esperar, está encantada.

 

Dr. Darío Castro

www.drcastro.es  

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *